Convertirte en chef es una elección bastante difícil de asumir más que nada por la cantidad y calidad de la competencia.

Te compartimos algunos consejos que te ayudarán a definirte y saber si este camino que quieres trazar es definitivamente el mejor que has elegido.

Lo primero que te aconsejamos que debes hacer es prestar atención especial a estos consejos que se fundamentan más en el carácter moral de tu vocación. La definición de tu vocación es fundamental para el éxito de tu carrera.

Consejos

  • Deberás tener pasión día a día para mantener la disciplina y le ética en tu profesión sin perder la paciencia o cometer errores que te hagan perder tu rumbo y fracasar en tu empeño.
  • La buena voluntad y el compromiso con tu propia educación, tu público y la buena alimentación son fundamentales. Si no posees una de estas cualidades, piénsalo antes de continuar.
  • Enfrenta inmediatamente tu desempeño en la cocina. La cocina debe ser tu sitio favorito y los ingredientes tu pasión; debes dilucidar si tus preparaciones son lo suficientemente talentosas para empezar a darle más rienda suelta a tu ilusión.
  • Antes de iniciar tu participación en academias de enseñanza o de escoger un mentor que te asesore en tu disciplina, no tengas miedo y atrévete en la cocina, saca lo que más puedas al chef que reside en ti y dale las alas suficientes hasta que logre ser lo que quiere ser.
  • La humildad es el consejo fundamental que te garantiza tu crecimiento y desarrollo en el arte. Debes tener la humildad de aceptar que no estás haciendo adecuadamente las cosas, o que no estás provocando el efecto que quieres.
  • Si quieres evolucionar acepta los comentarios de los que saben de cocina y pon oído atento en las críticas y consejos de tu público: ellos son quienes deciden elegirte y comer aquello que estás calificado para preparar.
  • Mantén intacta tu curiosidad por aprender, dale crédito a los aprendizajes que se ponen en tu mano en los diferentes lugares que visites, busca nuevas inspiraciones, date la oportunidad de conocer y explorar nuevas opciones culinarias; toma la iniciativa de crear nuevos platos.

Ser un chef no es una cuestión que debe ser tomada a la ligera, serás el responsable de la alimentación sana de muchas personas y el creador de tu propio camino en la cocina: tú pones los límites a lo que quieres emprender.