Muchas de las microempresas mexicanas están constituidas por negocios familiares que se dedican a la compra-venta de mercancías; entre estos, los más populares son las “tienditas de la esquina”, los estanquillos y los minisúper. Pero ¿sabes qué se necesita para empezar bien un proyecto de este tipo?

Una tienda de abarrotes es un pequeño negocio en el que se venden los productos que conforman la canasta básica, así como otros productos de consumo como bebidas, dulces, botanas, artículos de limpieza y otros. Puedes optar por tener un (a) dependiente (a) que despache todas las mercancías, o bien, acomodar los productos de tal modo que funcionen como un pequeño autoservicio.

Food Service de Econodespensas es la empresa que te apoyará en hacer crecer tu negocio y que busca satisfacer las necesidades de los clientes, mediante un alto nivel de compromiso. Te ofrecemos una alta variedad de productos así como entrega en tu negocio o donde lo necesites. Llámanos al (55) 5600 – 8898 y con mucho gusto te atenderemos.

Para poder empezar a trabajar en el negocio, primero se debe pensar en la estructura que tendrá para pasar a seleccionar el mobiliario. Este debe estar integrado por estantes, anaqueles, equipos de refrigeración para los distintos productos –carnes frías, lácteos, bebidas sin alcohol, bebidas alcohólicas- mostrador, caja registradora o POS (computadora con sistema de cobro y registro), báscula digital, rebanadora de embutidos, utensilios diversos, y otros que quizá puedan ser útiles como un horno de microondas o una cafetera.

Algo muy importante que no podemos olvidar es la seguridad, por lo que hay que contar con una salida habilitada para cualquier percance, con un extintor, y de ser posible, con un circuito cerrado de vigilancia.

Pero más allá de los materiales básicos que conforman a todos los establecimientos de este tipo, hay que pensar desde el inicio en algo muy importante: ¿cuál será la imagen corporativa que tendrá la tienda? Aunque se trate de un negocio pequeño, existen elementos diferenciadores que podrían ayudarnos mucho a destacar entre los competidores.

Diseñar la tienda

Aún sin contar con escaparates, el espacio debe tener un acomodo atractivo, así como colores y una iluminación que inviten a los clientes a entrar a conocer el nuevo establecimiento. No hay que sentirnos limitados por el hecho de vender productos básicos: con inventiva y creatividad, un negocio de cualquier índole puede tener el mejor diseño, con lo que si se puede, lo mejor es recurrir a los servicios de un experto.

El nombre de la tienda

No olvidemos que el nombre de marca es un componente fundamental de todo negocio. Debe reflejar la imagen que queremos que sea percibida por los clientes, así como invitarlos a conocer el establecimiento. Es claro que si estamos buscando una imagen más profesional o formal, nombres como “La Peke” o “”El Güero” no son muy recomendables. También, hay que poner especial atención en los formatos y materiales de los letreros que utilizaremos, pues de ello también depende de la percepción que las personas tendrán del local.

Los servicios

Ningún otro elemento pesará tanto como el servicio que le ofrezcamos a nuestros clientes. Cuando los clientes lleguen a la tienda, deben quedar convencidos de que ahí encontrarán productos de calidad, a buen precio y con un servicio rápido y amable. También, contar con servicios como entrega a domicilio, vender otro tipo de productos como frutas, verduras, café o revistas, o aceptar pagos con tarjetas de crédito y débito, son cuestiones que los clientes apreciarán mucho y los llevarán a quedarse con nosotros.

También te puede interesar:  Recuento de la cinematografía relacionada con la gastronomía

Fuente: http://elsemanario.com/