Sin duda, la esfera gastronómica ofrece grandes oportunidades, pero lo más importante es dilucidar cuáles son los pasos a seguir para que todo resulte como esperas.

Un negocio gastronómico exitoso depende de varios factores. Si ya sabes cuáles son los papeles que debes firmar y las licencias que debes conseguir, necesitarás conocer algunos de los puntos clave para comenzar de la mejor forma este nuevo plan de negocios.

A continuación te entregamos una lista con algunas claves para que tu futuro negocio gastronómico tenga excelente resultados.

1. Comida. Utiliza ingredientes de la mejor calidad para preparar tus comidas. De esa forma, te asegurarás de que el platillo que lleves a la mesa tenga el mejor sabor. Asimismo, deberás crear un menú coherente, que te identifique como marca.

Una recomendación es cambiar la carta cada temporada para incorporar recetas e ingredientes nuevos, pero deberás escoger algunas recetas estrella que siempre estén presentes en tu menú. Por último, deberás conseguir un proveedor de buena calidad y que a la vez sea confiable: un proveedor que sepas que nunca te fallará en tiempo ni en forma.

2. Servicio. Puede que tu comida sea excelente, pero si el trato es deficiente, los clientes se cuestionarán si deben volver a tu restaurante. Debes brindarles respeto, cuidado y asegurarte de que vivan una experiencia agradable. Para esto, deberás brindar a tus empleados capacitación constante y mantenerte en comunicación con ellos. Evita en lo posible la rotación de personal.

3. Limpieza. Si el cliente ve algo de suciedad o insalubridad en el local, nunca más volverá, y por supuesto, lo comentará con su círculo de amistades. Ten en cuenta que la limpieza no sólo se extiende al entorno del local; también es parte importante la higiene del personal. Uniformes, vestidos y apariencia impecable son fundamentales para darse a conocer como un restaurante confiable.

4. Control de gastos. Aun cuando el cliente no verá la parte administrativa de su negocio, sí podrá percibir la deficiencia de organización en otras partes, tales como el menú. Muchos restaurantes buscan abaratar costos comprando ingredientes de baja calidad. Por esta razón, es importante que realices un estudio de proveedores para ver cuáles son los que mejor se acomodan al menú que estás desarrollando.