Es muy común que las personas que no tienen tanto tiempo para estar preparando comida todos los días, opten por preparar una gran cantidad de un platillo y comerla durante dos o tres días, esto con la intención de ahorrar tiempo.

Siendo lo más común recalentar la comida en el microondas, pero hay que tener cuidado ya que se puede llegar a tener una intoxicación.

La intoxicación por comida generalmente es causada por una bacteria que contaminó tus alimentos. El gran culpable no es tan conocido como diseminado. Se llama Campylobacteria y, según la Agencia de Estándares Alimentarios de Reino Unido (FSA), está presente en el 65% de los pollos en venta en Reino Unido. Incluso, un estudio reciente la mostró en el 6% de los envases de pollo que uno toma en el supermercado, por fuera.

La Campylobacteria puede sobrevivir por un par de horas en la superficie de la cocina, así que se esparce fácil. Y te puede enfermar con sólo una pequeña dosis.

La clave para matar la bacteria es el calor. Por eso es tan importante la cocción, especialmente del pollo que, dada su textura, permite que la bacteria esté presente a través de toda su carne.

Entonces, pollo cocinado y listo. Cena servida y exitosa. Pero, ¿qué hacer con lo que sobró?

Primero que todo, dejarlo enfriar antes de meterlo al refrigerador. Si pones comida caliente en el refrigerador lo único que lograrás es subir la temperatura de este, volviéndolo una perfecta incubadora de bichos, nada bueno para la comida que ya tienes dentro.

Lo que hay que hacer es cubrir lo que quedó de comida, dejarla enfriar a temperatura ambiente por no más de cuatro horas y sólo entonces ponerla en el refrigerador.

Entonces, cocinamos, dejamos enfriar, guardamos en el refrigerador y luego recalentamos. Pero, ¿cuántas veces es recomendable recalentar un plato?

Según la FSA lo recomendable es recalentar la comida sólo una vez, aunque igual se puede hacer varias, mientras lo hagas de manera correcta. Pero probablemente irá perdiendo sabor.

¿Cuándo hay que tener cuidado?

Comidas que puede ser peligroso recalentar, según la FSA:

  • Carne cocida o comida que contenga carne, como guisos o lasaña.
  • Salsas que contengan leche o crema.
  • Pescados y mariscos.
  • Arroz y pasta.
  • Comida que contenga huevos, frutos secos u otras comidas ricas en proteínas.

El secreto para recalentar es hacerlo parejo. Muchos de nosotros utilizamos el microondas para hacerlo, pero este tiene un problema: suele calentar algunas partes más que otras, dejando espacios fríos donde la bacteria puede contraatacar.

Por eso es importante que al ponerla en el microondas, la saques, la revuelvas y la vuelvas a meter para que se caliente sobre 60 grados Celsius por toda partes.

Uno de los alimentos con los que hay que ser particularmente cautos a la hora de recalentar es el arroz, este puede estar contaminado con otra bacteria llamada Bacillus cereus. Esta también muere al aplicarle calor, pero algunas veces produce esporas que no sólo son tóxicas, sino sorprendentemente resistentes.

Estas pueden causar el denominado síndrome del restaurante chino”, llamado así luego de que mucha gente enfermara con vómitos y diarrea a fines de los 60 tras frecuentar restaurantes chinos donde el arroz se mantenía en bufetes a temperatura ambiente durante horas. Hoy los estándares de higiene en este tipo de locales son mucho mejores que entonces.

También te puede interesar:  Guadalajara enamora a Nueva York

Tal como la carne, el arroz debe ser sacado del quemador, dejado enfriar y puesto en el refrigerador lo antes posible.

Fuente: Animal Gourmet