Después de un buen descanso nocturno, los niveles de azúcar (glucosa) en la sangre, son muy bajos.  Has estado sin comer durante 6-10 horas. Tu cuerpo básicamente esta vacío en la mañana.

Comer el desayuno, rompe el ayuno y repone los niveles de glucosa. La glucosa es la fuente de energía del cuerpo.

Energía para el cerebro

El cerebro se alimenta de glucosa, pero no tiene la capacidad de almacenarla. Se tiene mayor y mejor concentración cuando has desayunado. Si tienes un trabajo importante que hacer en la mañana, asegúrate de comer bien para que tu cerebro tenga un mejor desempeño.

Energía para los músculos

La glucosa también alimenta los músculos, por lo que te sientes menos cansado y con más energía en general, cuando desayunas.

Es importante comer un desayuno nutritivo y saludable que contenga  granos, ya que su digestión es de forma uniforme y mantiene los niveles de energía durante todo el día. Comer donas y/o productos azucarados te dará un pico de glucosa, (mucha energía) seguida por una gran caída, (te sentirás cansado casi de inmediato). Vas a tener hambre de nuevo y volverás a comer azúcar ganando más peso.

Baja de Peso con el Desayuno

Los estudios han demostrado que las personas que no desayunan suelen tener más sobrepeso que las personas que comen un desayuno nutritivo.

Desayunar reduce el hambre durante el día, por lo que es más fácil evitar comer en exceso. Cuando te saltas el desayuno, vas a sentir hambre más tarde y querrás una solución rápida como: galletas, papas o cualquier cosa que encuentres en la tiendita. Además, el ayuno prolongado – cuando te saltas el desayuno – puede aumentar la respuesta del cuerpo a la insulina, provocando el almacenamiento de grasa y por ende el aumento de peso. De hecho, saltarse el desayuno en realidad aumenta el riesgo de obesidad.

Desayunar te lleva por buen camino para tomar decisiones saludables todos los días. Las personas que desayunan regularmente tienden a comer una dieta más saludable – más nutritiva y baja en grasa.

Fuente: Nutrición y salud