En México, café significa sabor de diferentes matices, es complejo en sus características, debido a que se da gracias a diferentes tierras, climas, lluvias y la mano del campesino que lo cuida.

El placer de una taza de café se logra gracias a numerosos y complejos procesos, todos importantes, como lo son: la variedad de la planta sembrada, la nutrición que le proporciona el suelo, la biodiversidad en la que está inmersa, la cosecha oportuna de la fruta madura, los procesos poscosecha, el perfil de tueste y la preparación final.

Se cultiva principalmente la especie Arábica en México, se trata de la especie que brinda mayor expresión de aromas y sabores placenteros.

No es la única pero si la más cultivada, también se dan otras especies como la Robusta o Canephora.

Actualmente hay 16 estados que producen diferentes variedades arábicas, de los cuales sobresalen Chiapas, Veracruz, Oaxaca, Puebla y Guerrero.

Sin duda quien prueba el café mexicano se lleva mucho de nuestro país.

Con información de: Animal Gourmet