El ajo siempre presente en el paladar de los comensales, mejora platillos, o en otros casos no es del gusto de la gente, pero lo cierto es que es un ingrediente que sazona la comida, siempre le da un toque diferente de sabor a los alimentos que se preparen.

Su sabor

El ajo crudo tiene un sabor fuerte y picante, pero que se suaviza y endulza considerablemente cuando se cocina. Cocinar le da al ajo un sabor a nuez equilibrado y delicado.

El aroma…¿es fuerte?

Cuando una cabeza de ajo está entera emana muy poco aroma. Pero cuando se corta un diente se libera el olor penetrante, picante y dulce por el que es conocido.

Se combina con…

El ajo es un ingrediente esencial en la cocina francesa, italiana, española, asiática y de Oriente Medio. El ajo a veces se utiliza como base para mezclar frituras, curries, sopas, salsas y se cuece suavemente antes de añadir cebolla y otras especias. El ajo casa perfectamente con las cebollas, el jengibre, la albahaca, la cúrcuma, las judías verdes, las espinacas, el pollo, el cerdo y el pescado. Además, el ajo tiene la capacidad de modificar otros sabores, como el tomate, el chile, la cebolla y el jengibre.

Propiedades nutricionales del ajo

Es un alimento con presencia de contenido calórico de más de 100 kcal por cada 100 gramos, lo ayuda que la cantidad que se usa en cada platillo es poca.

Su contenido nutricional se basa en hidratos de carbono, proteínas entre 5 a 100 gramos. Aporta nutricionalmente micronutrientes como los minerales: sodio, porasio, fósforo y magnesio, de suma importancia en la dieta de los deportistas.

Además tiene vitaminas del grupo B y tiene compuestos azufrados como la aliína y la alicina.