Con el objetivo de mostrar el movimiento gastronómico de México, nuestro país fue elegido como destino culinario en el evento gastronómico New York City Wine and Food Festival (NYCWFF, el cual es organizado por la televisora Food Network y la revista Food & Wine.

Degustaciones, demostraciones y colaboraciones entre seis chefs mexicanos y seis neoyorquinos fueron la manera ideal para que los visitantes pudieran comerse a México.

Cada chef neoyorquino visitó una región del país –Mérida, Ensenada, Ciudad de México, Guadalajara, Oaxaca y Puebla– en compañía de un mexicano para explorar los sabores y las tradiciones de nuestro país a fondo.

La chef Margarita Carrillo –autora del bestseller Mexico: The Cookbook y protagonista de una serie en el canal El Gourmet–, llevó al chef Arnie Marcella a Guadalajara para que conociera de primera mano por qué esta ciudad se posiciona como un infaltable en la agenda gastronómica de cualquier visitante.

Marcella es uno de los jóvenes cocineros que está revolucionando la escena en Nueva York desde su nueva meca gastronómica, su restaurante The Elm en Brooklyn.

La inspiración detrás del platillo que prepararon juntos en su demostración en Nueva York surgió gracias a todo lo vivido en Guadalajara. “El último día nos sentamos para decidir qué platillo haríamos en la demo y terminamos haciendo una versión del encacahuatado que Arnie probó en el restaurante Pal Real, que le fascinó desde el principio”, dice Margarita.

A diferencia de las enchiladas que elabora el restaurante tapatío, el chef Marcella lo preparó con cordero acompañado con un tamal de epazote que Margarita le enseñó a preparar.

Sobre su experiencia en Guadalajara, Arnie se confiesa feliz de haber vivido todo de primera mano con una chef legendaria de la cocina mexicana a quien estudió previamente devorando su libro Mexico: The Cookbook.

Además de visitar mercados para conocer ingredientes, explicar procesos y técnicas como la nixtamalización -que fascinó al chef neoyorquino-, a Margarita le interesaba que Arnie conociera Tequila: “Quería que viera las tripas y cómo se hace. Sobre todo quería que probara la piña de agave cocida, que era algo que yo comía cuando era chica”. Tenía razón, Marcella dice que el dulzor ahumado del agave fue alucinante.

Fuente: Animal Gourmet