Las dietas détox consisten en consumir exclusivamente zumos o tomar durante 48 horas un compuesto a base de limón, sirope de arce y potasio, con lo cual permite a tu cuerpo eliminar lo que tu cuerpo no necesita en un tiempo concreto, además de limpiar y purificar el aparato digestivo.

La cual es una moda que personajes como Salma Hayek, Beyoncé o Anne Hathaway son fieles seguidoras, ya que gracias a ellas aseguran haberse librado de unos cuantos kilos, además de que cada vez practican más personas en el mundo.

Sin embargo, algunos científicos y expertos cuestionan esta afirmación y aseguran que, en muchas ocasiones, se trata de dietas peligrosas, sin evidencia científica alguna, que utilizan el concepto de desintoxicación como un término puramente comercial.

Jesus Román, presidente de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) y profesor de nutrición humana y dietética en la Universidad Complutense de Madrid (UCM), dice que son dietas “difíciles de seguir” porque quienes las siguen “no practican una dieta, sino cientos de ellas”.

“Son personas que no suelen comer sano y equilibrado porque pasan de una dieta a otra, y eso sí es un peligro para el metabolismo“, explicó Roman.

Pero lo que más preocupa a los expertos es la falta de evidencia científica que sustenta este tipo de dietas, por su parte, la explicación de quienes apoyan estas dietas es que hay varios factores que afectan a la acumulación de toxinas, como el ambiente, la alimentación o la hidratación, que se acumulan en el hígado, el bazo y los riñones.

Pero el principal problema es, según los científicos, que tales toxinas no existen, no hay evidencia científica porque no se hicieron estudios; nos basamos en experiencias propias de nuestros pacientes, cuyo único objetivo no es perder peso, sino sentirse más enérgicos y ligeros.

Según la nutricionista, este tipo de dietas no son aplicables a personas con diabetes, hipertensión, niños o embarazadas y “pueden tener un efecto rebote”, pero el objetivo “no es compensar excesos, sino comenzar a cuidarse cuando uno decide un cambio en su rutina alimenticia, que después deberá continuar”.

Para los científicos se trata de una cuestión más simple: estas dietas se basan en un concepto inexistente, ya que las dietas desintoxicantes como tal no existen. El aparato digestivo necesita relajo después de los excesos pero no existen dietas desintoxicantes, para eso ya está el hígado y los riñones que limpian las toxinas de nuestro organismo.

“Es cierto que a mucha gente le recomiendan dietas depurativas y se encuentra mejor. Tiene sentido porque le dan una tregua a su aparato digestivo, pero éstas no tienen fundamento científico alguno“, agrega.

La doctora Harriet Ball, que participó en ese estudio, titulado The Detox Dossier, dice que los productos depurativos se basan en “la idea de que la vida moderna nos llena de toxinas invisibles que nuestros cuerpos no pueden aguantar, a menos que compremos el último remedio”.

“Nuestra investigación nos convenció de que existe muy poca o ninguna evidencia de que estos productos funcionen, excepto para aprovecharse del dinero de la gente y desprestigiar todas las sorprendentes formas en que las nuestro cuerpo puede cuidarse (y depurarse) por sí mismo”, dice Ball.

Fuente: Animal Gourmet