En Reino Unido un chef famoso, Jamie Oliver, está liderando una fuerte campaña contra la industria de la bebida y la comida por los elevados niveles de azúcar presentes en los alimentos, quien pone como ejemplo a México.

Esto debido a que Francia junto con México es uno de los pioneros por incluir en 2010 el impuesto del 10% en los refrescos, cuya finalidad es luchar contra la obesidad, un problema de salud con altos índices en el planeta.

El impacto del azúcar

Esta semana Oliver defendió ante un comité parlamentario para la salud su propuesta de introducir un impuesto del 20% sobre las bebidas que contienen azúcares añadidos, como en México.

En Reino Unido, según cifras oficiales, un 20% de los niños que comienzan la escuela a los 4 años tiene sobrepeso o es obeso. Para cuando alcanzan los 10 y 11 años ese porcentaje sube a un 33%.

Y el impacto que el azúcar tiene sobre nuestra salud y en consecuencia sobre el servicio de la sanidad pública británica se ha convertido en un tema candente en el debate político nacional.

Su “propio” impuesto

El famoso chef británico ya ha introducido su propuesta en sus propios restaurantes, donde las bebidas con azúcares añadidos cuestan 10 céntimos de libra más.

El dinero recaudado en este “impuesto” va destinado a una organización sin ánimo de lucro para la educación sobre la alimentación.

A nivel nacional se estima que un impuesto del 20% sobre el azúcar ayudaría a recaudar US$1.000 millones al año.

El famoso chef propone que el gobierno reparta ese dinero entre el servicio de sanidad pública (NHS) y las escuels primarias.

Oliver critica también que la industria utiliza “deliberadamente” un lenguaje confuso en torno del azúcar en las etiquetas de los productos.

Durante su comparecencia en el parlamento el chef presentó su propio análisis del contenido de azúcar en las bebidas azucaradas añadiendo un nuevo icono a las etiquetas de las botellas: la imagen de una cucharita con un número al lado, que indicaba que una botella contenía el equivalente a 11 cucharitas de azúcar, otra 13 y otra 14.

“Cuando le das información clara al público, la gente toma buenas decisiones”, explico el chef.

En marzo de 2015 la Organización Mundial de la Salud (OMS) redujo su recomendación diaria de consumo de azúcar a un 5% del total de calorías ingeridas para llevar una dieta sana óptima.

Fuente: BBC Mundo