El pasado 16 de junio se celebró el día mundial de las tapas españolas, lo cual sirve de mucho apoyo a la gastronomía y el turismo de España.

Hay quien ha tenido la oportunidad de viajar a ese país a comer unas ricas tapas españolas  a algún bar del centro de Madrid por ejemplo, donde se acompañan en muchos casos con una caña de cerveza o con un vaso de tinto o cava.

Pero hay gente que no está familiarizado con ese platillo en particular, entonces ¿qué es una tapa española?

La tapa se refiere al extremo de un pan, la cual se cubre con diferentes ingredientes y se le llama así porque describe la acción de cubrir o tapar el pan con diferentes productos.

El origen de la tapa se dice fue invención del rey español Alfonso X el Sabio, que se vio obligado a tomar pequeñas cantidades de comida acompañadas de vino mientras se recuperaba de una enfermedad, al recuperarse, el rey decretó que no se debía servir vino alguno en las tabernas del Reino de Castilla sin que fuese acompañado de un aperitivo para evitar la embriaguez y así fue como nació el concepto “Tapa”.

Después Al ir abriéndose nuevas tabernas, el decreto de Alfonso X permaneció vigente y todos los vasos de vino se servían cubiertos por una porción (Loncha) de jamón o de queso con la idea de que así los insectos y otras cosas cayeran en la bebida, permitiendo al mismo tiempo la absorción del abundante  alcohol que consumían los campesino y trabajadores.

En la actualidad las tapas españolas siguen vigentes debido a que son un excelente aperitivo para evitar el hambre entre comidas de los españoles, es decir entre el almuerzo tardío y su aún más tardía cena.

En muchos lugares de España, como Salamanca o Granada, se recibe una tapa gratis cuando se pide una bebida alcohólica, pero incluso en los lugares más caros no se paga mas de 4 euros por platillo.

Y para definir qué es lo que se quiere comer es fácil, porque las tapas se muestran en vitrinas sobre la barra.

A continuación tips para disfrutar a la vieja usanza de unas deliciosas tapas:

  • El número ideal de personas para compartir tapas son cuatro. Demasiadas personas pueden crear un poco de lío a la hora de elegir el tapeo.
  • Las tapas se toman mejor de pie, junto a la barra. A esta práctica de comer pequeñas cantidades de pie se le llama “picar”, sí, como un pájaro, que no es lo mismo que “comer”.
  • No tomes más de dos tapas en un solo sitio. La idea de ir de tapas es comer un poquito e irse al siguiente bar. ¡Un auténtico tour gastronómico!
  • Practica lo que los sevillanos llaman la “convidá”, en la que cada uno paga una ronda. No seas tacaño a la hora de la cuenta.
  • Aprende a combinar tapas. Por ejemplo, una ración pequeña de gambas pueden ir bien con una de pulpo, pero no casan tan bien con una de caracoles.
  • Mantén una conversación ligera.
  • Si no sabes qué es algo, pregunta. A los españoles les enorgullece la creatividad de sus tapas y estarán encantados de compartirlas contigo.
  • Deja claro si lo que quieres es una tapa (porción pequeña) o una ración (porción grande) o acabarás pagando más de lo que esperabas.
También te puede interesar:  El sabor de Yucatán en China

Con información de: Animal Gourmet y de Don Quijote