Muchos expertos en liderazgo y gestión coinciden en que hay que rodearse de un equipo talentoso y brindarle la libertad suficiente para que innove para obtener los mejores resultados.

En la cocina conjuntar un buen equipo resulta muchas de las veces una tarea titánica, pues este esfuerzo termina siendo la base para que un restaurante tenga éxito o no.

Sin embargo, no es así de simple, no puedes simplemente juntar a las personas en un cuarto y esperar a que las cosas sucedan. Sin la ayuda adecuada, ese plan está destinado a fracasar.

De acuerdo a una investigación reciente -la cual analizó a 95 equipos dentro de las 25 principales compañías- cerca del 75% de los equipos son disfuncionales.

Behnam Tabrizi, profesor de la Universidad de Stanford que llevó a cabo el estudio y que publicó en un artículo para Harvard Business Review escribió porqué los equipos no prosperan.

Él asegura que la mayoría de los equipos disfuncionales fallan en, al menos, tres de los siguientes puntos de referencia:

  • Mantener el presupuesto previsto
  • Mantener el cronograma
  • Apegarse a las especificaciones
  • Cumplir las expectativas de los clientes
  • Mantenerse alineados con los objetivos de la empresa.

“Los equipos se ven perjudicados por la poca claridad de su gobierno, por la falta de rendición de cuentas, por los objetivos que carecen de especificidad y por el fracaso de las organizaciones para priorizar el éxito de los proyectos multi-funcionales”, escribe Tabrizi.

Los equipos exitosos triunfan cuando tienen un liderazgo claro. Según el estudio, quienes tuvieron un fuerte apoyo de su liderazgo alcanzaron una tasa de éxito del 76%, mientras que los proyectos con un apoyo moderado de sus líderes sólo tuvieron una tasa de éxito del 19 por ciento.