Un restaurante, como cualquier otro negocio, puede tener éxito o fracasar de acuerdo a los empleados que trabajen en él. Si bien existen varias personas claves que aportan al éxito de un restaurante, los cocineros serían de los más importantes.

Es por ello que es esencial elegir a un cocinero que genere, o mantenga, una buena atmósfera en el restaurante. El primer paso para elegir al nuevo cocinero es entrevistarlo. Durante este proceso lo podrás conocer y decidir si es el correcto para tu restaurante.

Te compartimos algunos tips que te serán de gran utilidad:

1. Pídele que traiga su currículum si no tienes una copia de él. Debes tenerlo durante el proceso de entrevistas. Revisa el currículum durante la entrevista y pregúntale al potencial cocinero sobre su culinaria y qué lo haría un gran valor para el restaurante.

2. Haz una lista de preguntas con anticipación. Al hacerla, piensa en qué quieres de parte de tu nuevo cocinero. En esta lista puedes incluir cosas como con cuánta esté ausente o llegue tarde, cómo manejaría un incremento en el flujo de clientes y con cuánta destreza puede hacer varias tareas al mismo tiempo.

3. Dale la mano, preséntate y sonríe. De la misma forma en que tú estás entrevistándolo para conseguir un nuevo empleado, él también está buscando un nuevo jefe.

4. Pídele que te cuente un poco sobre sí mismo. Esta es una pregunta bastante sencilla que le dará la oportunidad de hablar, y tú de poder conocer. También es un buen momento para preguntarle por qué cocina. Pregúntale sobre su pasión por la cocina, ya que esto puede ayudar a romper el hielo y permitirte conocer su personalidad.

5. Hazle las preguntas de la lista que has preparado con anterioridad. Ten en cuenta sus respuestas y escucha con atención. Anota las respuestas positivas, así como las negativas. Luego podrás revisar estos cuestionarios para tomar la decisión final.

6. Pregúntale al cocinero en potencia si tiene alguna pregunta. Esta es una excelente oportunidad para que demuestre iniciativa, así como un momento para informarlo sobre cualquier cosa que no tenga en claro.