En este mes de junio se dan alimentos de gran calidad que enriquecen las recetas en la cocina, dando mejor textura y jugosidad a los platillos:

Verduras

Acelga: Tienen gran aporte de hierro y son saludables, las cuales puedes poner dentro de unas pechugas de pollo o al contrario hace unos rollitos de acelga rellenos de pollo.

Apio: Es un ingrediente que se puede agregar en un jugo verde, sin duda una gran fuente de energía.

Berro: Una gran fuente de hierro que puede combinarse en diferentes platillos

Calabaza: Un miembro de la familia de las calabazas (Cucurbitaceae), la calabacita es una calabaza fácil de cultivar en el verano nativa de Centro América y México. Hay que  probar la sopa esmeralda de cilantro y calabaza, una de nuestras favoritas. También las calabacitas rellenas de arroz y verduras quedan muy buenas y les encantan a los niños.

Chayote: El chayote pertenece a la familia de las calabazas aunque este fruto tan sólo tiene una semilla y es perenne, es decir, que crece cada año de la misma planta. Fresca y sencilla de cocinar, la cual puedes usar en sopas y ensaladas.

Chile poblano: El chile poblano es una variedad de Capsicum que tiene un fruto muy grande y con bajo contenido de capsaicina, por lo que no es muy picante. Perfecto para hacerlo en rajas o en salsa blanca.

Espinaca: La espinaca es un excelente recurso natural de vitaminas, fibras y minerales, que en comparación con las carnes, aporta pocas calorías y no contiene grasas.

Zanahoria: Alimento excelente desde el punto de vista nutricional al tener vitaminas y minerales. El agua es el componente más abundante, seguido de los hidratos de carbono, y se suelen trocear, y se consumen crudas, cocidas, fritas o al vapor y se cocinan en sopas, guisos, ensaladas, pasteles, así como en comidas preparadas para bebés y animales domésticos.

Frutas

Aguacate: El aguacate es fuente de vitamina B6, vitamina A, ácido fólico, potasio, fibra y por el alto contenido de vitamina E tiene fama de ser un afrodisíaco, en la antigüedad los Aztecas le llamaban “la fruta de la fertilidad”, protege contra enfermedades del corazón.

Por su alto contenido en grasa monoinsaturada, protege las arterias y baja el colesterol malo, y dilata los vasos sanguíneos.

Chabacano: El chabacano es un fruto más pequeño que el durazno. El árbol del mismo nombre es originario de Asia Menor. En Armenia se cultiva desde hace muchos siglos y por eso su nombre científico, armeniaca vulgaris, hace mención a esa nación.

Se consume en estado natural, en almíbar o en postres, como tartas, pasteles, mermeladas o como fruta seca.

Ciruela: Es muy jugosa, tiene alto contenido de fibra, se puede consumir asadas, frescas, en mermeladas o como ciruela pasa. Entre sus principales nutrientes esta la vitamina C, Vitamina K, Potasio, y Sorbitol.

Durazno: Se consume fresco, recién cortado del árbol, como fruta de temporada, y en productos como mermelada y en almíbar. También se usa en la elaboración de ensaladas, pasteles y dulces. Tiene, vitamina B6, vitamina C, vitamina E, vitamina K, calcio, hierro, potasio, etc.

Higo: Es una fruta que da altos beneficios a la salud, tienen un alto contenido de calcio, excelente laxante por la fibra que tiene, sus hojas tienen gran cantidad de insulina natural, es una opción muy recomendable para personas que tienen diabetes. Y por su potasio se puede controlar la presión arterial, además de tener propiedades antioxidantes.

También te puede interesar:  Un club de chefs se encarga de la cena

Mamey: Es originario de Chiapas, Tabasco y Veracruz, es rica en hierro y fósforo, vitamina A, vitamina C promueve el crecimiento de huesos y permite tener una vista sana. Se puede consumir en licuados, helados y gran cantidad de postres.

Mango: Es originaria de Asia,  tiene, fibra, azucares, vitamina C, vitamina A, flavonoides, tiene excelentes propiedades digestivas, al tener enzimas proteolíticas que permiten digerir mejor las proteínas y así aprovechar mejor los nutrientes.

Pera: Es muy refrescante, rica en vitamina B, C y E, calcio, hierro y potasio, tuvo su origen en el oeste asiático.

Uva: La uva, cultivada desde el inicio mismo de la historia, es especialmente nutritiva. Económicamente tiene una extraordinaria importancia. Se le ha cultivado por su valor nutritivo, por sus propiedades curativas y sobre todo, para la elaboración de vinos. Puede consumirse en fresco en forma de jugosos racimos, pero hay una potente industria que ha crecido alrededor de este fruto.

Con información de: Animal Gourmet